TORREJON DE LA CALZADA

ANTA SALUD

C/ Cambroneras Nº1
28991 TORREJON DE LA CALZADA

 

Teléfono:918166425

De Lunes a Viernes de  8:30 a 21:00

 

También puede ponerse en contacto con nosotros utilizando nuestro formulario.

 

 

 



Ahora ANTA SALUD en redes sociales:

Densitometría Osea

Osteoporosis

La frecuentemente llamada “enfermedad de los huesos frágiles” se caracteriza por una pérdida de densidad ósea que debilita los huesos y aumenta el riesgo de fractura. La osteoporosis es responsable de más de un millón y medio de fracturas de cadera, vertebrales y de muñeca anualmente. De no tratarse, la osteoporosis puede traducirse en pérdida de la estatura, postura agazapada, cifosis (joroba), y dolor crónico.

 

¿Qué causa la osteoporosis?

La principal causa de la osteoporosis es una deficiencia de nutrimentos importantes para la formación del hueso, como el calcio, la vitamina D, el magnesio, y otras vitaminas y minerales. Sin embargo, hay factores de riesgo adicionales que pueden aumentar la probabilidad de padecer osteoporosis. Ellos incluyen los siguientes:

- Género. Las mujeres tienen mayor riesgo que los hombres porque ellas generalmente tienen menos masa ósea que los hombres, los cambios hormonales durante la menopausia disminuyen su densidad ósea, y viven más tiempo que los hombres. No obstante, los hombres también pueden desarrollar osteoporosis. - Raza. Las mujeres asiáticas y de raza blanca, especialmente aquellas con huesos pequeños, tienen el mayor riesgo de osteoporosis.

- Antecedentes familiares. La osteoporosis es hereditaria, primordialmente a través de la madre. No obstante, el solo hecho de que su madre haya tenido osteoporosis no significa que usted está condenado a padecerla.

- Estilo de Vida. Ciertas opciones del estilo de vida, como una mala alimentación, fumar, la ingesta excesiva de alcohol, y la inactividad pueden contribuir en gran medida al riesgo de osteoporosis.

- Otras causas. Ciertos medicamentos y trastornos metabólicos también pueden contribuir a la osteoporosis, como el síndrome de Cushing, el hipertiroidismo y el hiperparatiroidismo. Asimismo, hay trastornos gastrointestinales que pueden afectar la capacidad del cuerpo para absorber el calcio. En algunos casos, la osteoporosis se considera como “idiopática”, lo que significa que su causa es desconocida.

 

¿Cómo se diagnostica la osteoporosis?

La osteoporosis generalmente se diagnostica con una prueba de Densidad Mineral Ósea (BMD, por sus siglas en inglés). Esta prueba, también conocida como densitometría ósea, es una importante herramienta diagnóstica que no sólo mide la cantidad de calcio en los huesos, sino que también puede usarse para estimar el riesgo de fracturas. La prueba es sencilla, rápida, indolora, y no-invasiva. La Absorciometría por Fotón Dual de Rayos X o DEXA es el método más común usado para medir la densidad ósea y puede detectar incluso una pérdida del 1% en la masa ósea. La Tomografía Computada Cuantitativa (QCT, por sus siglas en inglés) también es extremadamente exacta para medir la densidad ósea, pero no está tan fácilmente disponible como la DEXA.

 

Prevención de la Osteoporosis

La mejor manera de prevenir la osteoporosis es mantener los huesos sanos y fuertes por medio de la adopción de un estilo de vida saludable que incluya una alimentación equilibrada, rica en calcio y vitamina D, ejercicio, y que evite actividades no saludables, como fumar y el consumo excesivo de alcohol. Usted podría considerar también tomar suplementos nutricionales para asegurarse de recibir las cantidades adecuadas de vitaminas y minerales que fortalecen los huesos. A continuación se presenta un listado de las vitaminas y minerales más importantes para la prevención de la osteoporosis:

Calcio – Es uno de los minerales más importantes involucrados en el tratamiento y la prevención de la osteoporosis. La cantidad adecuada de calcio en la alimentación puede ayudar a reducir la pérdida ósea ¡en un 30 – 50 por ciento!

Magnesio – Este mineral actúa de cerca con el calcio, por lo que es importante mantener niveles apropiados de ambos para garantizar su efectividad.

Vitamina D – Ayuda al cuerpo a absorber el calcio y contribuye a la formación de hueso. Si se toma junto con el calcio, la vitamina D juega un papel crítico en el mantenimiento de la densidad ósea.

Vitamina K – Ayuda a promover huesos fuertes en la medida en que fija el calcio y otros minerales a los huesos.

Vitamina C – Esta vitamina no sólo es un importante reforzador de la inmunidad, sino que también ayuda a aumentar la densidad ósea.

Los oligoelementos o elementos-traza, como el boro, silicio, zinc y cobre, tomados a las cantidades correctas, también ayudan a prevenir la osteoporosis.

 

Fracturas por compresión

Cuando los huesos se vuelven frágiles como consecuencia de la osteoporosis, pueden ocurrir las fracturas por compresión vertebral. Estas últimas se presentan cuando las vértebras se aplastan y el espacio entre ellas disminuye en un 15-20%. Esta compresión ocasiona dolor de espalda crónico, pérdida de estatura (razón por la que muchas personas mayores parecen encogerse a medida que envejecen), cifosis (o espalda jorobada), pérdida del equilibrio (que aumenta el riesgo de caídas) y, en ocasiones, síntomas neurológicos como entumecimiento, hormigueo o debilidad.

La mayoría de los casos de fracturas por compresión pueden tratarse con medicamentos para el dolor, reposo en cama, u órtesis. No obstante, en los casos severos puede ser necesaria la cirugía. Ofrecemos dos tratamientos nuevos, curativos y preventivos para las fracturas por compresión, llamados Vertebroplastía y Cifoplastía. En estos procedimientos se inyecta cemento ortopédico dentro del espacio que hay entre las vértebras, lo que hace que el espacio intervertebral regrese a su altura original. Estos procedimientos pueden no sólo restablecer la estatura y aliviar el dolor, sino también prevenir las fracturas futuras al fortalecer otros cuerpos vertebrales que están debilitados pero no fracturados todavía. Pero hay que recordar que estos procedimientos no son apropiados para todos. Si usted tiene una fractura por compresión, deberá reunirse con su cirujano de columna para ver cuáles son las opciones de tratamiento que mejor se adaptan a su situación.

 

Medicamentos

Aun cuando no hay cura para la osteoporosis, existe una variedad de medicamentos que pueden ayudar a fortalecer los huesos y aumentar su densidad. Actualmente, los bisfosfonatos (alendronato y risedronato), la calcitonina, los estrógenos, la hormona paratiroidea y raloxifeno, están autorizados por la FDA para la prevención y/o tratamiento de la osteoporosis. En caso de necesitar medicamentos, nuestro personal médico le dirá cuál es el más apropiado para usted, así como cuándo tomarlo, a qué dosis, y sus posibles efectos secundarios.

 

La prevención es la clave

Lo más importante que hay que recordar es que la osteoporosis puede prevenirse si se mantienen sanos los huesos. Nunca es demasiado pronto o tarde para adoptar hábitos saludables que ayudarán a mantener los huesos fuertes. Nos importa su salud, y podemos hablar con usted sobre cómo mejorar su salud y evitar que la osteoporosis progrese.